22 diciembre, 2005

Más de ateos,agnósticos y apostolado.

Carlos de Venezuela me pide que escriba "algo": Yo sólo deseo escribir una palabra: respeto.

He dicho lo que pensaba y he ido matizando con lo de la hermana Josefina y el mismo honestísimo Jack Celliers con su comentario que copio:

<<Si le preguntas a esa mayoría de la que hablas, es posible que digan "no creo en nada" como primera respuesta, pero si insistes un poco, muy pocos se declararán "ateos". La mayoría admitirá que "cree en dios", o en "algo". También tienes a una multitud de "católicos no practicantes", cosa que jamás entenderé qué es: gente que ES católica pero no hace nada de lo que prescribe la religión, o algunas cosas (las más cómodas digamos). Me permito trazar un límite: ateos NO son.
Personalmente prefiero a la gente cuyas creencias no le reportan ventajas.
Ateos, lo que se dice ateos, no somos tantos, me parece>>

Deseo hacer notar que lo que más le llama la atención a este hombre irreligioso (me resisto a llamarlo ateo en estado "químicamente puro") es que haga un diagnóstico tan certero de lo peor que nos puede pasar en nuestra fe: acomodarla al sentir "del siglo", de las modas imperantes; rebajar la Palabra de Dios al sentimiento que va y que viene: estamos ahítos de "mermelada", de tomadas de mano en grupos y poquito más. Diría que ayunos de doctrina , es decir de una ignorancia, culpable en muchos casos, de la fe y de comprensión de la caridad, alimentada a veces por nosotros mismos que no sabemos dar razón de nuestra esperanza pues no oramos, no estudiamos, no comprendemos que debemos hacer apostolado con el que tengamos más cerca, comenzando por el ejemplo, la acogida, la buena voluntad. Si no lo hace el más cercano, ¿quién?

Me ha gustado el intercambio de opiniones que ha suscitado el post anterior y que no esperaba tan fructífero. Este nuevo nació de un comentario que estaba escribiendo, pero que preferí ponerlo en primera plana pues estoy conmovida de algún modo nuevo por Jack, pues es tan honesto, creo,-- sin conocer mucho más de él que lo comentado acá-- que realmente pienso que si sin el don de la fe es así, ¡cómo sería de buen cristiano si la tuviera! y al revés, hay cristianos que hacen que uno se cuestione hasta qué punto el serlo le hace honor a Cristo. Por suerte no necesita nuestra coherencia en cuanto Dios: la Verdad es eterna, pero ¡cuanta mella le hacen a la Iglesia Militante!

Como conclusión: el apostolado comienza con nuestra coherencia personal, la oración, el estudio, y de modo eminente, pero también complementario con lo otro, con la caridad que da a conocer la fe junto con ayudar en las necesidades materiales si las hubiera. Digo JUNTO pues conozco muchas instituciones de Iglesia que sólo apuntan a lo que cualquier ONG podría hacer igual o mejor ( o un ministerio público) pero no dan la fe, no hacen una catequesis sistemática junto a la dádiva material, que en definitiva es lo que hace la diferencia:

Se da un tesoro que no come la polilla, ni el ladrón lo roba, ni se acaba al consumirlo: Damos a Dios.

***************************

7 comentarios:

Aeronauta dijo...

Post scriptum:
Jack habla de prescripciones de la religión católica. Desde fuera pudiera verse así porque hacemos un drama a veces de los preceptos, pero la fe da mucho más de lo que pide, ¡infinitamente más! y Dios nos da la fuerza para llevar la carga. San Agustín decía algo así como "dame lo que me pides y pídeme lo que quieras" (cito de memoria). También tenemos el famoso "te basta con mi gracia" dicho a San Pablo, etc, etc No sólo tenemos mandamientos, también bienaventuranzas. Los primeros son barreras por detrás para no caernos y las otras por delante, ¡hasta ser perfectos como el Padre perfecto es!
Amar a Dios es una dicha tan grande que por eso deseamos trasmitirlo: el bien es difusivo.

Anónimo dijo...

ups, plis, borra esto cuanto antes, da asco... o pena, no sé... un "desatino" de ese comentarista...

Aeronauta dijo...

Amigos míos: Dado que hay personas con las que es imposible hablar con la buena voluntad intentada acá, me veo en la necesidad de moderar los comentarios. Ésto es, justo, a lo que me he referido sobre la falta de respeto a nuetro sentir católico y cristiano: Blasfemias sobre lo más amado y ás puro que existe.

Les ruego desagraviar y perdonar rápido.

sinretorno dijo...

Feliz Navidad, es usted genial, gracias por su link, necesitamos madres y mujeres como usted con su testimonio.

apostolcarlos dijo...

Ay qué pena contigo!, no quise molestar con eso de "escribe!". Pero si te estimulé a escribir entonces no estuvo tan mal. Es que como te puse en mis blogs de lectura diaria pues te estabas demorando, no vale, escribe cuando quieras. Con respecto a los que nos escriben para insultarnos (o blasfemar), pues yo pienso que no deberíamos ser tan rigurosos en el sentido que revisemos cada cosa que nos escriben, ellos se perjudican así mismos, claro, hay que borrarlos por respeto a Dios, a la Iglesia y a lso que nos leen. Hoy me escribieron algo horrible, empecé a leerlo y bueno dejé de hacerlo, lo mandé para el pipote de la basura y recé por esa persona. No me meto con lo que piense, se lo respeto, pero por favor que respeten mis creencias!!!!!!!!
saludos

Aeronauta dijo...

No te de nada: está bien, y sí, fue un estímulo, pues no puedo escribir a diario, pero puede que haya comentarios aportadores. Quizás fue lo mismo que te pusieron a tí lo que me horrorizó a mí. Realmente creo que sentí el odio satánico muy cerca y fuerte, y debe ser sólo una bocanadita de ese aire asqueroso del que odia de ese modo blasfemo.

Creo que los comentarios son mucho mas importantes que el post mismo muchas veces. Esta interacción es lo que ayuda siempre que no pensemos en que las cosas las hacemos nosotros.

Un saludo afectuoso y perdona, pero voy a dejar tal cual la moderación de comentarios para evitar que salga "olor a azufre" desde acá. Al menos no voy a dar esa facilidad si puedo evitarla :)

Anónimo dijo...

me parece bien
apostolcarlos