10 enero, 2006

Crónicas de Narnia: "El León, la Bruja y el Ropero"



Ayer fuimos con mi familia a ver la primera de las películas sobre la saga de C.S Lewis de las "Crónicas de Narnia"

La verdad es que yo temía que esos libros serían destruídos por el estudio del Pato Donald y Mickey, o que iban a hacer concesiones y saltarse la lectura cristiana de los libros, pero no, quedé sumamente satisfecha y esperando la próxima y que llegue pronto y hecha con el mismo respeto en su factura tanto por los personajes como por la intención del autor.

Cuando se tradujeron en mi país y fueron siendo entregados uno por uno en casa estábamos tan pendientes de conseguirlos que con los niños íbamos a cada librería por las que pasábamos preguntando si habrían llegado, si los tenían en existencia o cuando saldría el próximo, y creo que han ayudado a hacer muy lectores a mis hijos y a amar esos personajes sólo un poco menos que los de Tolkien que por años y años han habitado el imaginario familiar, al punto de que cuando algún lugar nos recuerda algo de esos libros maravillosos no vacilamos en bautizarlos con nombres que sólo conocemos en mi familia y que todos entendemos por tener esas claves tolkianas o de Lewis.

Un pasaje particularmente emotivo para mi fue cuando el niño traidor comprende que Aslan, figura de Cristo, se sacrificará por él vicariamente, en su lugar, para satisfacer por su traición ya perdonada por Aslan pero no pagada a la bruja. Yo me sentía en el lugar de Edmundo, amada hasta el sacrificio de un Dios inocente ¡por mí!, pues se ve que es lo que pasa por la mente del pecador.

Bueno, linda película, tanto para los que hemos leído los libros como para los que no. No quedarán defraudados ni por el respeto al autor ni por las actuaciones magníficas de todos.
La bruja blanca está espectacular en su fría maldad: hipócrita y tan bella que engaña por unos momentos. Igual cosa los niños, muy niños en su inocencia o maldad--que la tienen también los chicos, que no son ángeles tampoco-- ¡y los animales que hablan!: creíbles, personales, muy "humanos".

Para nosotros un aporte enorme y para ellos el negocio que necesitan. Si es bueno para todos y la bondad y limpieza venden, nos aseguramos cultura con valores, que no abundan.

¡Vayan a verla para que nos hagan muchas películas así!



1 comentario:

Lulu dijo...

Buena película. Entretenida y bella.