15 octubre, 2010

"Minusculeando" el Nombre de Dios


La Real Academia de la Lengua ha estado trabajando para cambiar  la ortografía que, arduamente en mi caso, nos hemos esforzado por aprender.

Entre las cosas que cambiarán, será el uso de mayúsculas en títulos, grados académicos y otras cosas similares, pero me duele, me indigna y no termino de comprender, aunque no soy tonta para no saber más o menos las "razones", el porqué ahora el santo Nombre de Dios se puede escribir sin mayúsculas como lo hacen los que quieren ignorar su existencia. 

Algunos que alguna vez han venido a este blog se estarán regocijando, pues siempre les hice notar que escribir el Nombre de Dios con minúsculas era al menos una falta de ortografía, si no consideraban una falta de respeto. En fin, el mundo secularizado gana terreno, pero el Reino de Dios crece "ya veles, ya duermas, sin que sepas cómo" y al final, el Señor será el Vencedor.









5 comentarios:

dimas dijo...

No sufras mi querida amiga y hermana.Nosotros siempre "Ad usque fidelis".A dios no lo minimizan unas letars fruto de convencionalismos , hoy son de una forma ,mañana de otra.

un fraternal abrazo

Nicolás dijo...

No te quepa la menor. Pero somos nosotros los que tenemos que cooperar en esa victoria.
En estos momentos históricos no hay ninguna institución que no esté en manos del enemigo; pero como hoy todo se hace democraticamente solo tenemos que conseguir la mayoría, también en la RAE, para arreglar el problema.

Javier dijo...

Pues yo lo voy a escribir con mayúsculas, si Dios quiere, siempre.

Elinge dijo...

Hola Aeronauta:

No te apures, nadie puede minusculear Su Santo Nombre, porque...

1.-Para la mayoría es inpronunciable y se acerca por Su definición: "Yo soy El que Soy" es lo que se denomina "YAVE".

2.- Para unos pocos, ¡ojalá sean más cada día!, saben que el Nombre sobre todo Nombre es Jesús, y éstos nunca lo harán con minúscula.

3.- Los que han oído, pero no creen, hablan de jesús, y de dios, y dioses y demás, porque yacen en la tiniebla, no ven, no entienden y requieren tu santidad para sus Conversiones. Nuestro Salvador te ordenó dieras a conocer Su Nombre y Proclamaras la Buena Nueva a ti que estás Bautizada precisamente y su Santo Nombre ha sido invocado sobre ti.

Hay muchas cosas que el hombre no puede, y queriéndolas hacer demuestra la pequeñez de su gran Soberbia. Por otro lado, también es bueno que se den cuenta que el "Dios" que creen conocer no es más que un dios, uno de tantos que el hombre fabrica y que merece ser escrito con minúscula y un día ser abandonado. Cuando descubran a Dios por tu Evangelización, entonces temblarán al pronunciar el Santo Nombre de Jesús y saberse Su redimido, Su salvado, Su hermano, Su Amigo.

Ante éste Nombre toda la creación se arrodillará.

Capuchino de Silos dijo...

Son una panda de majaretas que no hay que hacerles ni caso.
Son dañinos los pobres, y lo que hacen es hacernos rezar más, porque tenemos que rezar por ellos.

Nuestro Señor Jesucristo es quien es, por mucho que se empeñen en ocultarlo y está en todos nuestros corazones les gusten o no. Pero a la hora de la muerte todos se acuerdan de Él, mira por dónde.