15 abril, 2009

Ateos, creyentes y vida eterna


He leído éste artículo que dice muy bien dichas cosas que se hen dicho de mil maneras. Lo copio porque estoy bastante floja, lo reconozco, para aportar alguna cosita como las que son de mi estilo.

Pienso que no creer es un drama tremendo, principalmente de cara a la muerte inminente, y me espanta que haya personas que voluntariamente busquen argumentos que los alejen de creer en el espíritu y en el más allá, autoexiliándose del consuelo que significa ser creyente --y actuar en consecuencia-- y de la vida eterna, si es la opción verdadera. La apuesta de Pascal sigue en pie y será así siempre. No tendría valor, ni sería fe, tener certezas mensurables y "pellizcables"




El materialista convencido dice: no hay Dios, ni cielo, ni espíritu, ni otra vida después de la hora de la muerte. El espiritualista (los creyentes suelen serlo, aunque no siempre nos acordamos de ello) dice: hay Dios, cielo, espíritu y otra vida más allá de la frontera. No existe ningún método químico, ninguna prueba de laboratorio, para decidir quién tiene razón y quién se equivoca. Si hubiese algún método evidente, claro, indiscutible, para llegar a una respuesta definitiva en este tema, hace siglos que habría terminado la discusión entre espiritualistas y materialistas. Pero la disputa sigue en pie, y todos nos encontramos a un lado o al otro de la plaza. Llegará, sin
embargo, el momento en el que este asunto quedará “resuelto” para siempre: tras la hora de la muerte. Las posibilidades, a la hora de llegar a la tumba, son dos: o no existe otra vida, o sí existe y continuamos nuestra existencia (obviamente, de otro modo) porque tenemos la chispa del espíritu. Ocurre, sin embargo, algo paradójico. Si todo se termina con la muerte, si la creencia en el espíritu era un error inmenso o un engaño maquiavélico, el materialista no podrá decir, tras la muerte, que tenía razón. A la vez, el espiritualista no se dará cuenta de que había vivido equivocado, ni se lamentará por haber soñado en un
cielo inexistente. Los dos se esfumarán, como el humo que disipa el viento, como el fuego que agoniza con la lluvia que cae sobre la hoguera. En cambio, si somos espirituales, si tenemos una vocación eterna, si Dios nos espera en la otra orilla, la situación será sumamente diversa. El espiritualista, el creyente, gozará infinitamente al descubrir que tenía razón, que había vivido pensando en el cielo. El materialista, en cambio, deberá reconocer su error. Tal vez tendrá que enfrentarse con consecuencias no esperadas, con responsabilidades que había descartado por no creer que hubiese nada más allá de la frontera. Pascal (1623-1662) preguntaba: ¿quién tiene más miedo de la otra vida, el que piensa que no existe algo tras la muerte y se comporta de tal manera que, si hubiese cielo o infierno, mereciese el infierno? ¿O el que cree en la vida eterna, y se esfuerza por alcanzar el premio que la virtud recibe tras la muerte? Son dos modos de vivir muy diferentes, casi contrapuestos, aunque luego, ateos y creyentes (creyentes de verdad) parezcan vestir igual, entrar juntos por la mañana a la oficina, y salir los fines de semana fuera de la ciudad en busca de un poco de descanso. La tumba espera, imperturbable, con su silencio y sus enigmas. Más allá (así lo espero, así lo creo) está un mundo misterioso y bello, donde Dios abraza a sus hijos, para vivir, eternamente, en la dicha de los cielos.

Leído acá*


9 comentarios:

Ricardo dijo...

Muy interesante el artículo, sin embargo hay algo que no toma en cuenta: ¿Que pasa si te mueres y te das cuenta de que los que tenían la razón era, por ejemplo, los hinduistas?

¿Te imaginas la ira de Rama, Krishna o Ganesh al recibirte y encontrase con pasaste toda tu vida adorando al dios equivocado??
Gran castigo te esperaría en ese caso. Toma en cuenta que los dioses del hinduismo son vengativos asi que no hay misericordia posible en ese caso.

Yo analicé hace algún tiempo esto de la apuesta de Pascal, lo puedes leer acá:

http://hurtubia.blogspot.com/2007/08/la-apuesta-de-pascal-extendida.html

Ahora que reviso, ya lo habias leido, pero nunca está demas que tus amigos lo lean también.

En lo personal me parece que el temor a ir al infierno es una mala razón para creer (sobretodo cuando no se sabe si hay infierno o no)...

De la misma forma, me parece horrendo que haya gente que se comporte éticamente única y exclusivamente por temor al "castigo" en la supuesta "vida después de la muerte". Prefiero a los ateos que se comportan bien (o mal) por iniciativa propia y/o respeto a sus semejantes y a ellos mismos.

En el caso hipotético (y poco probable) de que se demostrara que dios no existe... ¿te seguirías comportando de acuerdo a un sentido "ético"?... no se tu respuesta pero te aseguro que los ateos se seguirían comportando igual de bien (o mal)... y eso a mi me parece harto mas digno y consistente.

saludos

Kewois dijo...

>de cara a la muerte inminente, y me espanta que haya personas que voluntariamente busquen >argumentos que los alejen de creer en el espíritu y en el más allá, autoexiliándose del consuelo >que significa ser creyente --y actuar en consecuencia-- y de la vida eterna, si es la opción >verdadera.

Si es por el consuelo podemos apegarnos a montones de creencias.
Podemos pensar que jamas moriremos, podemos creer que los hechos que nos enfrentan a la muerte son solo un sueño, podemos pensar que somos el ser mas poderoso del universo y que pronto todo mejorara, podemos pensar que los angeles o los aliens nos vendran a salvar a ultimo minuto y nos llevaran a un lugarr mejor.

Pero no todos estan dispuestos a aceptar cualquier creencia simplemente porque de consuelo.

Sobre todo si es algo en que no cree porque lo considera ilogico. (como seria que vengan los aliens a curarle el cancer, por ejemplo)



>No existe ningún método químico, ninguna prueba de laboratorio, para decidir quién tiene razón >y quién se equivoca.
> sin embargo, el momento en el que este asunto quedará “resuelto” para siempre: tras la hora de >la muerte.

El problema no es quien gana a la hora de la muerte.
Es como se vive
Algunas personas viven muy felices siguiendouna religion, otros no. Y a otros no nos interesa.


>El espiritualista, el creyente, gozará infinitamente al descubrir que tenía razón, que había vivido >pensando en el cielo.

El espiritualista podria encontrarse que creia en la religion equivocada. Y que dios era muy celoso a ese respecto. Ya lo imagino a Alá enviandola al infierno por no haber seguido las enseñanzas de Mahoma. O vice versa a los miles de musulmanes condenados por seguir un falso profeta.

La falacia mayor de la apuesta de PAscal es considerar que solo hay dos alternativas. Ateismo o religion, cuando en realidad hay muchas alternativas.

Usted podria tambien reencarnar y solo librarse de la rueda de la vida entrando eventualmente en el Nirvana.

O podria encontrarse con la muy desagradable perspectiva del Valhalla

Saludos
Kewois

Aeronauta dijo...

Amigos: yo creo que hay que creer porque "no queda otra" al ver lo creado y el misterio de nuestra propia existencia, por poner algo entre todo lo que se me ocurre, y no hablo de creer en el Dios cristiano, sino en el primer motor, el que no está movido por nadie --ni nada--, el único Ser absolutamente necesario y ese ser es:
Infinito:, por lo tanto no comparte su poder con nadie. Si hubiese otros "dioses" serían subordinados, y si lo piensas, francamente innecesarios, igual que tú o yo...seres contingentes...

Eterno: no existe el tiempo para Él; la temporalidad es condición de la materia y Él es inmaterial, espíritu.

Omnisciente: lo sabe simplemente ES, por lo tanto,ESTÁ, en todo lo que existe, creado o increado como su propio ser, y lo conoce por dentro y por fuera, por decirlo de un modo material. Está relacionado con su eternidad, pues todo lo ve en un solo "instante"...otra vez la temporalidad, jeje, no nos queda otra...

Omnipotente: todo lo puede con un solo acto de su voluntad infinita, hasta la Creación, fijaté, que es una minucia para su Poder

Bueno lo afirmo por todo lo que veo. No hay imperfección alguna en Él.

Los dioses que han mencionado como Rama, Krishna o Ganesh (ese último no lo cacho); el budismo, con su nirvana... lo mismo, y para qué decir del Walhalla, Valhalla, Walholl o Valholl con sus gordas con cuernos... no cumplen con estas condiciones, así es que los dejo peleando entre ellos; el problema es de Uds si se llegan a encontrar con el ser supremo que no han querido reconocer.

No se va a poder probar en mi corta vida la existencia --o no-- del Ser Supremo, infinitamente perfecto, creador del Cielo y de la tierra, por lo tanto estoy de lo más tranquila, y no tengo rollos con la ética que practico que parece ser la piedra de toque de todos los agnósticos con que uno se topa.

Por ser Dios BUENO, JUSTO y MISERICORDIOSO, además de lo que dije arriba, nuestro Dios cristiano no le pedirá a nadie el imposible de seguirlo dentro de una religión X si no la conoce.... se nos juzgará por lo que hemos recibido, y allá cada uno si lo ha despreciado. Acá está escrito clarito:
"Aquel siervo que, conociendo la voluntad de su señor, no ha preparado nada ni ha obrado conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes; el que no la conoce y hace cosas dignas de azotes, recibirá pocos; a quien se le dio mucho, se le reclamará mucho; y a quien se confió mucho, se le pedirá más."
Palabra de Dios

Ricardo dijo...

Ganesh (o Ganesha, no se si esté escribiendo bien el nombre) es ese dios con cabeza de elefante.

Noto poca humildad en tu discurso al considerar que todos los dioses que no son el tuyo son una especie de broma, cuando desde un punto de vista racional son tan verosimiles como el tuyo.

Si dios llegara a existir, y si llegara a haber vida después de la muerte, creo que vería con malos ojos a aquellos humanos que en vez de usar su cerebro (supuestamente un regalo de EL) para razonar se lanzaron a creer a ciegas en una explicación excluyente de su existencia. Si un ser superior crea el universo y despues desaparece sin dejar ninguna evidencia de su existencia entonces debe ser alguien que le gustan los acertijos... en ese caso los ateos estarían más en sintonía con el y entrarían antes al "cielo", ¿no?

Felizmente para ti, lo anterior es hipotético (al igual que tus creencias)... y lo más probable es que no tengamos que enfrentarnos a ningun ser imaginario al momento de morir.

Vive tu vida de la manera que te parezca correcta, pero no por miedo (a Dios tampoco le gustaría eso), sino porque es lo que te nace espontáneamente.

saludos

Aeronauta dijo...

Ricardo, no te ppreocupes, amigo, vivo mi vida del modo que creo correcto, aunque compruebe y palpe cada día lo lejos que estoy del ideal, pero es lo que hay y le sigo haciendo empeño.

Tienes razón en que a DIOS (con mayúscula, tal como lo escribiste) no le gusta el temor, su atmósfera es el AMOR, la única razón de todo. Cuando nos puso un castigo lo hizo para advertirnos de lo importante que es escucharlo y vivir según su voluntad para nocotros. Conciendo un poco a Dios no es difícil conocer que lo que nos pide coincide con el bien del hombre (y las mujeres para quedar bien con la ONU....¡cuánto papel y tinta derrochados en esa precisión estúpida! ¿eh?)

Sludos, disfruta tu primavera. Yo también lo haré. Me voy a Alemania por casi 2 meses

dimas dijo...

En cuanto a lo que comenta Ricardo, dire, que la verdad es una o no lo es. Yo no soy nadie para dar ni quitar la fe, solo se que la FE es la substancia de lo que no vemos, la certeza de lo que esperamos, y lo que yo espero , no es una proyección individual hacia la disolución de mi ser en otro superior, tampoco aspiro a que me reciban las uries para gozar del sexo eterno. Yo espero conservar mi ser fundido en el amor que no tiene limite y que se mi propia alma se vaya transfigurando en esta vida mediante el ejercicio de la caridad y el amor al projimo. ¿Donde esta Caritas Induista?, ¡donde esta la reconciliación islamica?, ¿donde esta el sacrificio de los dioses identificandose con el hombre, asumiendo la naturaleza humana y dando por el la propia vida?. ¿Son buenas o malas las otras religiones?, no soy quien para juzgar , solo se que la religión es una legitima busqueda de Dios por parte del hombre para adorarle , rogarle, agradecerle y pedirle por la vida que nunca acabará en union con Él, pero tambien se que esta busqueda a de ser purificada para no caer en la superchería y esta purificación no puede ser otra que la revelación cristiana. Es perfecta, creo que nada la puede superar.

CRIS dijo...

Yo, sinceramente creo en Dios y en la Vida Eterna, pero no por temor al infierno o porque necesite agarrarme a algo para resistir, simplemente, porque pienso que es fácil descubrir y experimentar en esta vida que el Demonio existe y que Dios también.

No lo veo cómo algo etereo.

En cualquier caso, Pascal hace una reflexión sobre si es mejor creer o no, desde el punto de vista racional, y está muy bien, la verdad, lo malo es que esas cosas yo creo que son cuestión de fe...y por mucho que las razones, si no tienes fe, la razón, cómo todo lo humano, flaquea.

Creer en el bien y el mal, no es exclusivo de los cristianos...así que no creo que la Vida Eterna sea algo reservado exclusivamente a ellos.

Un salduo...te dejé un premio en mi blog.

JORGE dijo...

Siendo todo lo que existe tan maravilloso, veo poco probable que se haya generado espontaneamente.

Creo que consideraré ser ateo el día en que vea que algo se forma espontaneamente, pues de lo que veo, todo tiene una causa.

Lo bueno de ser creyente es que uno vive con la esperanza de que al morir va a gozar de la presencia de Dios, y eso nos alegra.

Gracias y bendiciones.

Aeronauta dijo...

Gracias por venir. Los últimos tres comentarios me interpretan muy bien.