05 abril, 2009

Te quiero seguir de cerca, Señor


Se van acercando los días de tu Pasión, Señor, donde demostraste que Dios es Amor, al estar dispuesto a dar tu vida por nosotros en la forma más terrible e ignominiosa para su contexto histórico.

No te ahorraste ningún trabajo o dolor para sacarnos de las garras del demonio; ¿cómo es que tantos no te reconocen? ¿cómo es que tantos te odian y persiguen? Comprendo que para algunos el creer en ti sea dificultoso, pero al menos debieran reconocer que si hay algo de humanidad en la Humanidad (valga la redundancia) es porque nos has mostrado y exigido seguir tus huellas, siendo manso y humilde de corazón, viviendo tu doctrina de paz y perdón, de justicia y de caridad. Señor, si no nos pusieras la vara tan alta como eso de "ser perfectos como vuestro Padre Dios es perfecto", ¡que bajo apuntaríamos en vida interior y ansias de santidad! y ya conocemos también que la ley de "gravedad" que nos dejó la herida del pecado nos hace caer en todo lo bueno que emprendemos también en las más nobles ambiciones.

Estas palabras mías, que van saliendo como me vienen , me sirvan para contemplar el camino de la cruz y todo lo que lo precedió y siguió, y me hagan más fiel y mejor persona. Que no escandalice a nadie con mis debilidades y faltas; que ojalá con la ayuda de tu gracia logre llevar a tu lado a muchos otros con que me he topado en mi paso por el mundo, para disfrutar de tu eterna compañía. No hay que ir lejos para encontrar almas que deben salvarse también, es cosa de mirar con tus ojos para descubrir tanta indigencia espiritual, mayor y más desconocida en los que creen que son algo por tener dinero, posición social, estudios, amistades, trabajos, etc... Sí, Señor, es más difícil reconocerlo cuando la satisfacción embota el corazón impidiéndonos verte y ver al prójimo que te necesita más deseperadamente cuanto más se aleja de ti y más prescinde de tu amor.

Te quiero seguir, pero de cerca, sin respetos humanos ni claudicaciones. Quiero ser un consuelo en el tremendo trance que sufrirás en los próximos días, aunque sea un sorbo de agua o una mirada cariñosa en medio del gentío que grita hoy como ayer: ¡CRUCIFÍCALE!

1 comentario:

dimas dijo...

Feliz Pascua de Resurreccion, que el señor te guarde.

Regina Coeli Laetare , quia quem meruisti portare, resurrrecit sicut dixit