26 agosto, 2007

Amnesty International: traición básica

Esta última semana me ha llegado por diversos medios la triste noticia de la traición al espíritu fundacional de Amnistía Internacional: se ha renunciado a la protección de la vida humana inocente aceptando el aborto.

Quiero dejar un trozo de lo que ha dicho un connotado miembro por 31 años, que, por lo grave de su denuncia, considero que es de justicia hacerle eco, pues se está traicionando la principal razón para existir de esa ONG, los más caros principios que la inspiraron.

Mons. Evans, Obispo de East Anglia en Inglaterra, y hasta ahora uno de los más importantes líderes católicos miembros de Amnistía Internacional, señaló en una nota de prensa que la decisión pro-abortista marca la ruptura definitiva con el espíritu de su fundador, el converso católico británico de 46 años Peter Benenson, que creó la organización con el apoyo del Vaticano y con una postura inicial pro-vida.

“Esta lamentable decisión casi con seguridad dividirá a la membresía de Amnesty y en consecuencia socavará su vital trabajo en favor de los torturados y los presos de conciencia”, agrega el Prelado. “Entre todos los derechos humanos, el derecho a la vida es fundamental. El compromiso para trabajar en ‘proteger al ser humano’ sólo se verá puesto profundamente en riesgo por cualquier tipo de apoyo al aborto”.

Mons. Evans señala además que la Iglesia católica comparte con Amnesty un firme compromiso contra la violencia contra la mujer, pero “no puede compartir la violencia cometida por el aborto contra la más vulnerable e indefensa forma de vida humana en el vientre de una mujer”.

¡Cómo se pierden las buenas iniciativas por la ceguera relativista!

9 comentarios:

Patoace dijo...

Realmente una noticia lamentable. Lamentable también que no tenga más difusión.

hna josefina dijo...

¡Qué cosa!
Pero si a Jesús, ¡cuántas veces lo deformamos!...
Muy lindo tu nuevo aspecto.
Un abrazo!

Ricardo dijo...

Estoy de acuerdo contigo, me parece pésimo que, por abordar un tema en particular que divide, se pierda la fuerza y se divida a una organización que había logrado ser transversal y respetada por (casi) todos.

los temas no resueltos aun por la sociedad, en el sentido que aun se discuten y no se llega a un concenso absoluto (como el aborto), deberían ser evitados por las organizaciones como Amnistía... no ocurre lo mismo con temas ya completamente resueltos (como la esclavitud, por ejemplo).

Yo no tengo una postura clara respecto al aborto... aun recopilo información (ojo que rescato las propuestas sensatas de todos los lados)... por lo mismo ni lo ataco ni lo defiendo (por ahora)... amnistía, como ONG que es, debería hacer lo mismo

Aeronauta dijo...

Interesante tema este, por todo lo que implica sobre la vida y la muerte injusta y "sus grados intemedios", como la tortura, la persecusión por las ideas y más.
¿Cómo aceptar el aborto y luego convencernos del valor absoluto de la vida --de CUALQUIER vida--?

Pato, Hermana Jo y Ricardo, gracias por venir.

mueblestilo (yhallo) dijo...

Es el hombre moderno que usa su fe según conveniencia, lamentable. Me alegro por tu permanente preocupacion por la vida
Bendiciones

Aeronauta dijo...

Yhallo: creo que el que no tiene claro que la vida no se toca, perdió la brújula de la humanidad hace mucho, no sólo de la religión cristiana.

Un abrazo, querido amigo.

tatacatito dijo...

¿Con qué autoridad moral podrán cumplir la misión para la que fue fundada por ese católico,Peter Benenson, que en la gloria esté, si no se compromete con la VIDA sin distinciones de si ha nacido o no? Sólo basta con que haya sido engendrado.
¡Qué mundo tan confundido! y no creo que con mala intención, es que el relativismo oscurece lo básico y primordial como el respeto al inocente.

Lilian dijo...

Lamentable :(

Jose Menchon dijo...

Hola, en mi blog te he premiado con un THINKINK. gracias por hacer pensar. Si quieres continuar el juego visitame.