06 junio, 2010

Católicos sí, pero ¿también cristianos?


Tere del blog RE-CORTITOS  publicó un post que  me pareció que pone el dedo en la llaga sobre lo poco cristianos que son algunos blogs católicos por demasiada dureza contra algunos grupos que no nos quieren.

No podemos renunciar a anunciar la Palabra de Dios, pero hay modos y modos de hacerlo. Me imagino que la intención de los que mantenemos estos sitios es permitir un acercamiento que nos de la oportunidad de ser comprendidos, apreciados.

Aún cuando no nos sea dado hacer ni un prosélito,  nuestros blogs debieran ser concebidos como un apostolado, una tribuna para dar a conocer las maravillas de nuestra fe, no un  foro donde vuelen los insultos,  la animadversión y la falta de ideas.

No niego que como humanos, y al vernos tan atacados porque somos de los pocos que  echamos a perder la fiesta,  y los negocios, por predicar los 10 mandamientos (por sus consecuencias prácticas en la vida del que los cumpla), nos acaloramos y respondemos  embistiendo, pero no debiera ser así. Lo digo en plural, pues también me ha pasado, por apasionada en estos temas.

Hay que saber argumentar. Si no nos es posible citando la Escritura, fuentes vaticanas, la patrística,  ni en latín, al menos hablemos con caridad y claridad de lo que sabemos por experiencia propia,  que no hay alegría mayor que la de ser cristianos, aunque nos pateen en el suelo. 

Tere se siente ignorante, pero es humilde y habla de lo que ha vivido. Hay algunos que de tanto saber se han hecho fatuos. Siguen siendo católicos, pero les falta cristianismo, lamentablemente.

También abundan los que usan su saber en buena lid. Saben proponer temas complicados y luego defender las posiciones con paciencia y longanimidad, repitiendo un millón de veces las razones que han explicado bien  pero no les quieren entender.

Cuidemos los modos, amigos. No confundamos al error con el errante. El error hay que combatirlo; al errante, hay que acogerlo. También debe salvarse y puede que lo logre con un buen trato cristiano.

.

3 comentarios:

Edit Liliana Ciotti dijo...

Tu esntrada nos llama a la conversión amiga.
Debemos obrar en caridad siempre y en todo lugar...aunque a veces nos pueden sentimientos encontrados, que no nos permiten actuar en justicia y equidad con el hermano.
Gracias por recordarnos que nos debemos al Hermano en Cristo Jesús.
Piedad, Piedad, Piedad... es la Piedad la que nos trae la sabiduria.
Cariños.

Patoace dijo...

Muchas gracias por tus palabras, Aeronauta.

Javier dijo...

Es un tema difícil, pero tienes razón. Aunque más que convencer, lo que tiene que pasar es una conversión y ahí es donde entra el Espíritu Santo....