24 septiembre, 2007

¿Es más malo tener que no tener?

Ayer, XXV domingo del tiempo ordinario, nos tocó meditar sobre la parábola del Administrador Infiel, en que Jesús elogia la sagacidad, astucia e inteligencia que puso ese mal sujeto para lograr sus objetivos de no quedar fuera de la comodidad y sociedad en que se manejaba.

En mi parroquia oí dos homilías alrededor del tema, pues asisto a diario a la Santa Misa, y en una se puso el acento en aquello de no servir a dos señores, Dios y las riquezas; en la otra en que los hijos de la luz debemos poner al menos ese mismo empeño en lograr las cosas santas y buenas que el que ponen los hijos de las tinieblas en organizar sus planes e incluso crímenes.

La verdad es que no ponemos todo lo que podríamos en lograr metas espirituales y de apostolado como lo hacemos para lograr metas económicas, por ejemplo, y dependiendo del espírtitu con que se viva, ambas pueden converger y de la creación de riquezas se puede hacer mucho bien y mucho apostolado si se hace pensando en los bienes de la tierra como medios y no fines en si mismos.

Expreso unos deshilvanados pensamientos sobre algo que me produce un malestar difuso que no logro poner en su sitio ni clasificarlo, pero que ahí está cada vez que salen estos temas en la liturgia, pues se prestan para tratarlos adecuadamente, dando a las riquezas el lugar que les corresponde, sin demonizarlas, y sin hacer sentirse culpables a los que tienen más de lo indispensable, pero por otro lado nos refriegan a los pobres como si fueran unos seres sin tacha, canonizados por el sólo hecho de ser menos favorecidos por la fortuna, sin considerar muchas veces la cuota de culpa propia que puede haber es su situación, pues hay personas --y no son pocas-- que con las mismas cosas en contra han salido adelante con honores, subiendo económica y socialmente y permitiendo a sus hijos "ser más que ellos" como suelen decir.

Cuando me salen con que el único modo de salvarse es cumplir con lo que dice el juicio final del evangelio de san Mateo, y ensalzan la pobreza casi como deseable en si misma, me rebelo -- no tengo otra expresión-- ante las tintas cargadas con matices residuales de la Teología de la Liberación.

¿Cómo va a ser bueno ser pobres y además criticar a los que no lo son? ¿Y qué va a ser de esos despojados de la abundancia material el día que la consigan?

La pobreza o la riqueza son condiciones en que la Providencia nos ha puesto, creo yo, y en cualquiera que sea el nivel que nos haya tocado es para que así, "con los bueyes que nos tocó arar" seamos capaces de amar a Dios sobre todas las cosas, como manda el primer mandamiento, sin envidias, que suele ser el pecado de pobres, y sin avaricias que es común pecado de los ricos. Por lo demás no tenemos condición de "intocables" estilo indio, y todos sabemos que no hay nada más inestable que el acomodo --o desacomodo-- socioeconómico.

Todo depende del corazón del hombre si ser pobre o rico es bueno o malo y no discuto que es más fácil olvidarse de Dios cuando se tiene muchos bienes por lo del apegamiento y dependencia que pueden producir.

22 comentarios:

Ricardo dijo...

Si no me equivoco el nuevo testamento dice: "Le resulta más facil a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios"

Entonces no entiendo lo siguiente, te lo pregunto con todo respeto: si te gusta tanto seguir al pie de la letra los dogmas y las "interpretaciones" oficiales de la iglesia, ¿porqué no sigues al pie de la letra este parrafo del nuevo testamento?

¿porqué te revelas ante las declaraciones "de justicia social" de Jesús y aceptas con tan poco cuestionamiento los dogmas creados por hombres posteriores a el? (que habitualmente tocan temas que ni siquiera son mencionados en el nuevo testamento)

saludos

Aeronauta dijo...

Hola, Ricardo, un gusto saber de tí.
Tienes toda la razón en lo que ha dicho el Señor sobre el camello que con su carga no puede pasar por la angosta entrada de los muros de las ciudades antiguas llamados "agujas". O dejan la carga o pasan con dificultad. También en el evangelio del domingo dice que no se puede servir a dos señores y que no se puede servir a Dios y a las riquezas pues por servir a auno se olvida del otro, y es verdad también, y de ahí mi "malestar difuso" pues es muy difícil conciliar el justo medio virtuoso (que no es mediocridad pues eso nunca ha sido virtud) si se pone el corazón en las riquezas.

Hay todo un tema de la Doctrina Social de la Iglesia (DSI) en los temas económicos y no se han excluído nunca como pecaminosos per se, por lo que me molesta que se hable de la pobreza como algo sine qua non para salvarse pues no es así, y no es un pecado tener dinero como no lo es tener otro tipo de bienes como serían el acceso a la educación, la cultura, la salud, la belleza y miles de otras cosas que también son deseables. El problema es el CÓMO se toman, se viven, etc.

No es malo ser bello/a, te viene dado o no, lo que importa es que siéndolo debes servir a Dios sin pasártelo todo el día en el gimnasio o frente al espejo, desesperándote por una arruga o una cana, y nadie por eso diría que sólo lo feos pueden llegar al Reino de los Cielos como muchas veces se enfatiza que por ser pobres de bienes temporales --sólo por carecer de ellos-- se te pavimenta el camino al cielo y no es automáticamente así; conozco pobres envidiosos y delincuentes y otros que realmente lo toman santamente y con paciencia, que no es inmovilismo: luchan por salir de ahí y son verdaderos ejemplos de superación.

En fin, Ricardo, espero que me comprendas el punto de vista, el ser pobres o no es algo del CUÁNTO sino del CÓMO. Se es pobre si se está DESPRENDIDO de las cosas --lo que sea-- y se puede ser rico teniendo muy poco si se cuida con avaricia; una colección de tarros de cerveza, por ejemplo.
***********

La cita del camello, etc es evangélica, efectivamente, pero no es menos obligatorio para nosotros lo que manda la Iglesia por medio de sus legítimos pastores que son hombres, pero no cualquier hombre. No te olvides del poder de atar y desatar y de la especial asistencia del Espíritu Santo que le dejó a su Iglesia, que es el Cuerpo Místico de Cristo, o sea, Dios actuando entre los hombre H-O-Y. Tampoco la Iglesia es cualquier institución.

Ricardo dijo...

bueno, pero los hombres interpretan... yo he escuchado a curas opus y shoensttat (no se si está bien escrito) justificar, de manera solapada, la pobreza y la explotación de los menos favorecidos... y he escuchado a otros decir que el dicho: "de los pobres es el reino de los cielos" es complatemente cierto e incuestionable.

¿como sabes a cual hacerle caso?

Para mi el gran problema es que algunas interpretaciones pueden ser muy buenas... orientadas a lograr una sociedad más justa, etc.. pero vemos que hay otras interpretaciones (que escuchas en iglesias de plaza italia para arriba) que no tienen problema en dejar felices a los que viven en la opulencia.

Esta dualidad fue una da las cosas que me hizo caer en cuenta de que la iglesia católica, y las religiones en general, tienen poco de divinas y mucho de humanas...

ahi me hice agnóstico... cuando me hice ateo es otra historia.

saludos

Aeronauta dijo...

Te estaba contestando en otro PC, pero me sacaron mis hijos en volandas y yo a ellos para comer, jojo, el que ríe último... ¡y no vayas a pensar que fue venganza!, contigo no se sabe, jeje, sólo es broma y coincidencia.

Bueno, como humanos todos tenemos tendencias y preferencias, inclinaciones, algunas aceptables y legítimas y otras no tanto, hay que ver caso a caso. Como ejemplo te pongo que católicos hay en todos los partidos políticos que ideológicamente no nieguen nuestra fe y costumbres. Lo digo yo, no el Magisterio y puede que mi terminología no sea exacta, la idea sí, tenlo en cuenta al leer mis respuestas, por favor.

¿A quién hacerle caso? para empezar a Dios mismo que se ha expresado en la Biblia en forma escrita y por la Tradición de lo que dijo e hizo Jesús y que no está consignado ahí. también en la recta conciencia bien informada por la ley natural que todo hombre lleva en si mismo, sin engañarse pues la Verdad es muy fuerte generalmente.

¿Dices que has oído a sacerdotes del Opus Dei y Schoenstatt justificar "de manera solapada la pobreza y la explotación de los menos favorecidos" ? ¿Personalmente? ¿de verdad? yo he oído muchas veces a muchos de ellos y de otras pintas y no lo he oído jamás,repito, JAMÁS, algo así, salvo que me pusiera a hacer interpretaciones muy raras y sesgadas. Al contrario, son instituciones eclesiales que calladamente, como pide el Señor que se haga, hacen mucho bien tanto a los pobres directamente en sus necesidades materiales y educando a los más capaces intelectualmente para que en lo posible actuemos de acuerdo al evangelio, con sus valores, aunque no se profese la fe en forma explícita. Me consta lo que te digo. He ido a La Pintana a ver los colegios de la Fundación Nocedal, cercana al Opus, María Ayuda de Schoenstatt y tantas cosas más de beneméritas instituciones de Iglesia. No sólo hay Fundación Las rosas en Chile, también hay muchas becas en la Universidad de Los Andes, la Finis, etc. ¿De dónde salen? ¡pues de los que --calladitos-- producen riqueza y la reparten!

Lo de las iglesias de la plaza Italia para arriba es otro mito. Mira, ayer, día de Ntra. Sra. de la Merced estuvo de fiesta mi parroquia de Vitacura, y vino nuestro amado ex-párroco P. Manuel C. que de acá partió a servir a una parroquia de la Quinta Normal de donde había llegado cuando vino. ¿O crees que hay clero de primera, segunda y qué sé yo cuántas clases? No, señor, hay tendencias, pero están por todos lados.

Vivo en Vitacura, pero no en la opulencia, ¡lejos de eso!

La pobreza evangélica hay que vivirla sí o sí, y estoy convencida de que la cosa va por el CÓMO y no el CUÁNTO como decía antes, y como ser humano que soy, no estoy segura de vivirlo todo lo bien que Cristo lo vivió, pero al menos trato de hacerlo yo, y como es algo muy personal, no puedo arrogarme la facultad de juzgar ¡y menos sectorizar a los pecadores en este ambito! sería casi como decir que los de La Legua son TODOS narcos. ¿Por qué? ¿Cómo podría decirlo responsablemente cuando estoy segura de que hay de todo ahí? Estigmatizar prejuiciosamente sí que es malo, Ricardo: no lo hagas.

Para terminar, las fallas de los humanos que formamos la Iglesia no pueden apartar a nadie de ella. Es muy soberbio no reconocerse humanamente falible y que los demás también lo somos, y mucho. Lo importante es que Jesús no fue pecador y que Dios ES toda la perfección que hay. Míralo a Él.

Saludos, ¿cómo está tu novia?

San Blog dijo...

Aeronauta, un pequeño aporte, ayer fue domingo XXV no XV. Claro que como te conozco estoy seguro que fue una letra que se te saltó por escribir porque tú más que muchos vives la liturgia y sabias que eres el domingo 25.
Bueno pero mi visita era para comentar que en la engtrada del padre Cristian, hablas de la experiencia de tu tía que sólo leía la Historia Sagrada.
Me hiciste recordar que yo de niño también la leía pero no soy un tío apenas acabo de cumplir mis 38 añitos, pero este eres un libro viejo que tenía mi madre.
Lo recuerdo con mucho cariño y fue mi primer contacto con los prodigios de Dios.

Qué pesar que ahora que la gente tiene la Biblia no la lea y la ore.
Un abrazo.

Aeronauta dijo...

Padre Leo, tanto tiempo sin asomarse por Latinoamérica; gracias por venir.

Ya corregí el error. Efectivamente no puse XXV como es en verdad, pues esa era mi intención.

Ricardo dijo...

A ver, yo lei "Camino" y ahi me encontré con una serie de declaraciones o mandatos orientados a fortalecer los "status-quo", sobretodo en cuanto a la movilidad social y los roles del hombre y la mujer.

Si lo leiste tambien, tienes que estar de acuerdo conmigo en que las ideas contenidas son muy machistas (el hombre manda y la mujer obedece) y al mismo tiempo desincentivan la verdadera ayuda al projimo, planteando al pobre como alguien que es así por "designio divino" y que jamás debería salir de ese estado, que hay que "ayudarlo", pero no a cambiar su situación sino a vivirla mejor... a mi eso me parece terrible, condena a todo el mundo a morir con lo que le tocó nacer.

Me podrás decir que el opus no es la iglesia, pero es prelatura personal del Papa, asi que está de alguna forma validado por ella.

Conozco el colegio del que hablas, me parece bueno, pero me da la impresión de que están mas preocupados de formar mano de obra obediente (y opus) que de ayudar a la gente de escasos recursos a salir del circulo vicioso de la pobreza. Me da la impresión de que prefieren la caridad a la equidad.

Otra cosa: Te agradecería que me contestaras en terminos consensuados como reales por los dos, si me dices: "es que la providencia o el espititu santo bla bla bla.." no tiene ninguna validez para mi, sin desmerecer que para ti lo tengan, pero acuerdate de que estas discutiendo con un ateo y no con un creyente de otra corriente. Recomendarme "mirar a Dios" para entender lo que dices es casi una burla para mi.... ¿podemos hablar en términos terrenales?.. de hecho la pregunta original era sobre algo terrenal: Tus preferencias por cierto tipo de declaraciones de la iglesia y tu rebeldia ante otras.

Respecto a lo de las iglesia ricas y pobre te pregunto: si en verdad la iglesia distribuyera sus recursos de manera equitativa: ¿veríamos estos monstruos ostentosos en el barrio alto al mismo tiempo que las iglesias de barrios pobres son tan pobres como su entorno?

saludos

Aeronauta dijo...

A preguntas concretas entonces, respuestas concretísimas: Hay Iglesias bellas, lo mejor que se pueda ofrecer en todos los lugares que se ha podido, y siempre por donaciones de muchas personas o de un donante más pudiente que deja a las ciudades esas verdaderas joyas. ¿Esta mal? Notre Dame, Estrasburgo, San Pedro, por ej? ¡hay quienes han pensado que sí!, y hubo una corriente en Chile --ya en retirada, por suerte (iba a poner "gracias a Dios", pero hablo con un ateo, escúsame, jeje)-- que hizo por donde pudo capillas multiuso más parecidas a unos barracones que un templo, y han quedado por lo general en lugares más desposeídos pues algunos pastores con buena intención, pero muy marcados por la Teología de la Liberación así les pareció adecuado, y se llenó de feismo el culto de pasada.

En las últimas dos décadas, te diría, se han ido construyendo de a poco templos más lindos en todos lados donde la urgencia de tenerlos lo permite. No recuerdo el nombre de algunos en Quinta Normal, La Pintana misma con San Rafael en la población El Castillo, etc, etc. Claro, hay horripilancias "de la plaza Italia para arriba" también, como San Francisco de Sales de Ñuñoa, la misma Santo Toribio de la calle La Capitanía, etc. El mal gusto no es privilegio de pobres, no creas.

En mi parroquia de un barrio "opulento", no hay domingo que no nos peguen un sablazo extra para ayudar ¡hasta el cura Jolo en tiempos de Gema Bueno! y no era para Lo Barnechea precisamente.

Yo también he leído atentamente Camino de San Josemaría Escrivá y no he leído en sus dichos lo que tu has leído "entre líneas"; insisto en el sesgo que se le pueden dar a las palabras más prístinas. Hay que leer TODO en su contexto y tener una postura abierta.

Saludos, y nunca tomes lo mío como ofensa, sólo puedo ser sarcástica, o ácida, pero, ¿reirme? no, esto es muy serio.

Ricardo dijo...

tu?... sarcástica??!!!.... jajaja.... perdóname que me ría pero nunca habia conocido a nadie menos sarcástico que tu... en buena...

la frase "ellas no hace falta que sean sabias: basta que sean discretas"... ¿no te parece machista?

Veo que te carga la teología de la liberación (para mi gusto uno de los pocos intentos de consecuencia con el mensaje de cristo que han hecho algunos sacerdotes)... ¿eres de derecha?

Aeronauta dijo...

Hay una clara opción preferencial por los pobres, en la Iglesia, y desde siempre. Los primeros hospitales, fueron originados en la acción social de la Iglesia, por poner un solo ejemplo entre millones de iniciativas grandes y pequeñas. Lo que no se ha comprendido bien es que es preferente, no exclusiva, pues todas las personas necesitamos la salvación y hay pobrezas peores que de recuros económicos, ya se sabe.

Uno de los grandes problemas de esa corriente teológica es que tomó elementos de filosofías y políticas materialista, en que la lucha de clases era parte de ella. En esto no teorizo, ¡he escuchado cada cosa de sus partidarios y con estas orejitas! En todo caso, el Magisterio de la Iglesia se ha pronunciado. Nos remitimos a lo dicho ahí.
**********

Yéndonos ya por el lado de los quesos, en relación a un punto aislado de su contexto dentro del libro citado y más se sesenta años después de escrito, te puedo decir que conozco mujeres de primerísima línea de pensamiento, actividades profesionales de todo tipo, y líderes en sus campos que son de la Prelatura del Opus Dei. Estudian hasta que se caen de viejas, y todos los años hacen cursos para estar al día en una multiplicidad de temas. Lo puedes saber por la cantidad de sitios dedicados al Opus. Por un lado acusan de lo que te has hecho parte tú al citarlo acá, y por otro, critican de que están en lugares destacados por su preparación. ¿En qué quedamos?

Saludos

hna josefina dijo...

Creo que lo que dijo el Papa en el Angelus del domingo pasado es muy esclarecedor:
www.vatican.va
Después opto por: idioma español, año litúrgico (en la rueda), año 2007. Allí aparece el texto del 23 de septiembre.
También será interesante leer, o escuchar, el de este domingo ¿no?

Aeronauta dijo...

Muy bueno el comentario del Santo Padre, hermana jo. ¡Muchas gracias! Dejaré el enlace acá para facilitar la búsqueda, pues es tan grande el sitio de la Santa Sede que me costó un poco atinar a encontrarlo. (Entreparéntesis:¡qué bueno es, en todo caso! es sobrio, al día, con motores de búsqueda muy buenos ahora que los cambiaron, y como si fuera poco en montones de idiomas y con una biblioteca virtual completísima. Ojalá se pueda mantener tan bien).

Cristian dijo...

Aeronáuta:
Qué buen debate tienes acá... es cierto que el tema de la pobreza da para mirarla, dependiendo del ángulo en el que estamos. No es un tema menor en todo caso en la Biblia, los temas de justicia social son importantes, porque Dios es justo, y la crítica en la Bilbia va dirigida hacia los explotadores y abusadores, los que entregan su corazón a las riquezas, dándoles el lugar de Dios. Humildemente, te recomiendo que le eches una mirada a mi homilía del domingo XXV en www.vengatureino.blogspot.com.
Bendiciones.

Aeronauta dijo...

P. Cristián: ¡no encontré su blog! me tira el error 404: Not Found. Sería tutix. Gracias por venir

Marta Salazar dijo...

tienes toda la razón!

la pobreza evangélica es desasimiento, no tener nada como propio y sabernos administradores,

es evidente que la forma de vivirla de una persona laica y madre de familia no es igual a la de un carmelita descalzo y está bien que sea así,

por eso mismo, no está bien que se nos impongan a los laicos modos de vivir la pobreza más bien franciscanos...

es, por lo menos un desorden!

Un abrazo querida amiga, te di un premio al blog solidario, en mi blog Alemania, economía, etc.

pasa a recogerlo!

Cristian dijo...

El blog está bien, ayer publiqué en él y lo revisé en otro computador.
www.vengatureino.blogspot.com
Bendiciones.

Chile Liberal dijo...

Para empezar, lo del camello y la aguja, se debe a una mala
traducción de la biblia. Lo que ocurre es que confundieron kámelos, "camello" con kámilos, "soga". Lo que la biblia quiso decir es que es más fácil que pase una soga por el ojo de una aguja.

Segundo, tu doctrina social de la iglesia es tan nefasta que es ella la que exaltó históricamente la pobreza y rechazó el crédito, al cual Clemente V llamó usura. No hay ningún pasaje bíblico que censure el préstamo de dinero con interés. Por ejemplo, tú citas la parábolas de los talentos (Mateo 25:14-30)

Donde se encuentra el siguiente texto

26 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí.

27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.


No fueron sino los reformistas Calvino y Lutero quienes se decidieron a luchar contra la errónea interpretación del Vaticano. Países que adoptaron la Reforma, como Suiza, Holanda e Inglaterra, se convirtieron en países ricos. Al contrario, Italia, España y Portugal, hasta hoy siguen rezagados. Ni hablar de América Latina.

Es decir, no logro entender qué aporte haya hecho la iglesia católica. Sus doctrinas son erróneas, y basadas en textos plagados de errores.

Aeronauta dijo...

P.Cristián, no he estado en Santiago por unos días. Fui a visitar a mis viejos que están asÍ: viejos, por eso no le dije que al final sí pude ver su blog de homilías. Gracias.

************
Chileliberal: Yo he oído lo del cable que mencionas. La verdad es que de cualquier modo, es muy gordo el asunto para pasar por un agujero pequeño. Gracias por el aporte :)

Respecto a la condena de la USURA, se puede decir que como en todas las cosas hay que tomarlas en su contexto histórico. Yo no lo conozco al dedillo y ahora que vengo llegando de fuera no puedo investigar más. Una cosa es el crédito que legítimamente puede ganar lo que honestamente corresponde. Otra la usura, que en un tiempo creo que fue bien pocos los que se libraban de caer bajo este calificativo. Si lo piensas, era un modo de proteger a los desvalidos para que no perdieran todo en manos de banqueros inescrupulosos, y hasta el día de hoy las ganancias ilegítimas son un pecado de robo, y con agravantes "que claman al cielo" cuando se le roba a un pobre o un indefenso, cosa que sí es bíblica (ya podré buscar el texto exacto si no me apuras) y no me parece mal y creo que a tí tampoco.

Es verdad que los países conquistados por los protestantes ingleses, holandeses, etc, han sido más prósperos y no han hecho ascos al lucro y también me parece bien cuando es a punta de "ñeque", como decimos en Chile, pero si ha sido mal habidos no puedo aprobarlo.

Estas diferencias también son notables en otros ámbitos, como el color dominante de la piel. ¿Te has fijado que del Río Grande hacia el norte son rubiecitos? ahora se han ido mezclando bastante pero a la fuerza, como ha sucedido en Sudáfrica también, y son los mismos conquistadores que han tenido éxitos económomicos notables. ¿Dónde quedaron los indígenas en ambos casos? Es que los mismos papas que pueden haber exagerado el tema del lucro inícuo acertaron al facilitar y lograr que nos mescláramos cono los nativos como seres humanos que somos. ¿Por qué lo menciono? pues porque algo habrá en la idiosincracia de nuestros pueblos que nos hacen elegir gobiernos retrógrados, corruptos, etc, que no le dan el palo al gato en estos temas.

Tu eres liberal, imagino que también en lo económico. Yo en esto también lo soy un buen poco, creoq eu si se hace bien chorrea más rápido y con eficiencia y que las leyes del mercado existen y hay que dejarlas operar. Lo que me duele es que hay quienes van quedando en el camino con su negocito fagocitado por grandes consorcios, etc, y eso es lo que me parte el alma, pero si se deja libre, en algún momento funcionará bien si hay quién vigile sin comerse las longanizas con que ha sido amarrado el perro guardián.
Alcontrario, acá nuestro conocido Ricardo alega lo contrario, que la Iglesia no es totalmente socialista en que todo sea de todos. En fin, gracias a Dios no soy el Magisterio de la Iglesia y no tomes mis modestas opiniones como si lo fueran. Tengo una silla corriente y un baño, no la Cátedra de San Pedro, jeje

Gracias por venir.

P.S:Oye, ¿dónde cité yo la parábola delos talentos? la tengo muy presente, pero acá no he revisado si entre tanto bláblá la he citado.

Ululatus sapiens, nSJ dijo...

La exigencia evangélica por la JUSTICIA (que de forma inevitable involucra la acción política activa por parte de la Iglesia-pueblo) jamás ha estado a discusión. Sin embargo, de acuerdo con las distintas épocas, se han hecho énfasis distintos y las formas han cambiado.

Es erróneo catalogar a la teología de la liberación de 'materialista' o 'marxista', pues en realidad es una corriente teológica mucho, muy amplia y diversa. Tiene muchísimo de loable y rescatable. Le dio un nuevo aire a la Iglesia latinoamericana e influyó en la Iglesia universal. Y, como todo esfuerzo de construir el Reino, cometió errores y cayó en excesos, tal como lo han hecho muchas corrientes teológicas y políticas eclesiales a lo largo de los siglos. Tan malo resulta el que la teología de la liberación devenga en mero activismo político, dejando a Dios de lado, como muchas otras corrientes (y movimientos eclesiales y congregaciones religiosas, en efecto) que dejan de lado a los pobres, ignoran el grito de justicia de Dios y se limitan a tener una fe intimista y basada en el culto.

Podemos incluso constatar grandes diferencias entre el mismo magisterio de la Iglesia, durante los pontificados de Pablo VI (mucho más 'liberal') y el de Juan Pablo II (mucho más 'conservador'). Ambos hombres tenían ideas sobre la justicia social, cristianas y fuertísimas, sin duda, pero muy distintas en las formas.

La buena nueva del Reino que predicó Jesús es muy clara: es universal, sí, pero se le presenta primero a los pobres, a los pequeños y a los sencillos. Y ni el Evangelio ni la Iglesia sostienen posturas materialistas; su antropología, por el contrario, es mucho muy rica. Ergo, los 'pobres' no son nada más los que carecen de bienes temporales, aunque a todos los cristianos se nos llama a aliviar a esos mismos pobres materiales de su ese mal tan terrible que es la miseria real y tangible.

¡Saludos!

Ululatus sapiens, nSJ dijo...

Por cierto, olvidé decirles que, para mayor información sobre la teología de la liberación hoy, les recomiendo este artículo de un amigo mío, un jesuita, doctor en teología:

http://ululatus-sapiens.blogspot.com/2007/10/teologa-de-la-liberacin-nuevos-caminos_01.html (1ª parte)

http://ululatus-sapiens.blogspot.com/2007/10/teologa-de-la-liberacin-nuevos-caminos.html (2ª parte)

Aeronauta dijo...

Lo que tengo muy claro es que Jesús predicó la buena noticia a todo e mundo. A los que estaban lejos del reino y a los que estaban cerca;así tenía amigos muy ricos como José de Arimatea, Lázaro y sus hermanas(como apra recibirlo con todo su séquito), la madre de Marcos de quién se supone que era la dueña del cenáculo,y así.... Eligió pescadores para ser sus apóstoles, pero eran patrones de sus barcos; miserables no eran, ni Mateo, ni Zaqueo tampoco, ni Simón el leproso ni muchos que son sus amigos ayer y hoy.

De ahí que me subleve el que hagan algo más que una opción preferencial por los pobres, demonizando a los productores de riqueza, la misma que se echa de menos en los que carecen de ella.

No quiero abundar más, pero creo que he expresado lo que me pasa (no pretendo hacer teología, sino decir mi sentir personal, lo mejor que entiendo). Gracias por el dato de tu teólogo amigo, ya veré cuando lo leo.

Saludos, Ululatus

Ululatus sapiens, nSJ dijo...

He estado pensando un poco y se me ocurre ampliar mi respuesta:

Estoy en completo desacuerdo con la pauperolatría y la exclusivización del mensaje universal de salvación que predicó Jesús. Es por eso que tengo mucho cuidado de especificar que los pobres y los pequeños, según el Evangelio, son todos cuantos sufren, padecen miseria y opresión, enfermos, débiles, marginados, excluidos, discriminados, inmersos en las drogas... los pecadores y los desamparados. Y de eso todos los humanos tenemos un poco.

Hay varios matices, no obstante: el Reino (que comienza aquí y ahora, por nuestro propio obrar) requiere de conversión, de obrar en sentido contrario al pecado, la opresión y la iniquidad, pues así se construye ese Reino que predicó Jesús. Ese Reino, como deja muy claro el magisterio eclesiástico en varios documentos es un llamado universal, hecho a todos los hombres y mujeres, que requiere de todos y es para todos.

Aunque también hay que dejar algo muy claro: los cristianos sí estamos llamados a optar, preferncialmente, por los pobres (empezando por los pobres materiales, cuya dignidad humana se ve pisoteada por la miseria). La Iglesia servidora tiene que empezar por los pobres si es que ha de ser digna de ser fiel al Evangelio, lo cual no involucra discriminación contra los ricos, aunque tampoco conformismo ante un status quo por demás injusto.

¡Saludos!