06 octubre, 2008

El hábito, ¿hace al monje? Historia en el Metro

El que ha sido perdonado y acogido de nuevo por su Padre Dios puede comprender de un modo inefable esta parábola del Padre Misericordioso, conocida como "El hijo Pródigo"

En la misa de ayer, nuestro vicario parroquial nos contó en su homilía una pequeña historia que le cambió la vida a una persona sólo por el detalle de que era un sacerdote que con su atuendo proclamaba su disponibilidad pastoral.

Tomó a la hora de punta el Metro de Santiago de Chile, y casi no se podía mover de tan lleno que iba. Es que tenemos un sistema nuevo de transporte público que ha sido un desastre, se llama Transantiago, y el Metro, que es parte de él, no se salva de las apreturas y "sudores solidarios".

En ese ambiente recargado un hombre de mediana edad vió a nuestro cura y entre estación y estación le pidió que lo confesara. Se pusieron de acuerdo de juntarse al bajar en su destino, para irse a un lugar más apropiado para que se realizara una vez más el sacramento de la misericordia divina en el perdón de los pecados. Así lo hicieron, en la misma estación, y esa alma cargada con sus pecados y problemas se alivió poniéndolos en el Corazón de Jesús.

Bendito sea Dios que sigue realizando maravillas hasta en un Metro atestado a tempranas horas de la mañana de un día laboral cualquiera.

Otras veces he escrito sobre el tema. Puedes verlo acá* y acá* y ahí hay otros enlaces hacia el mismo tema dentro de este blog.  ¿Seré algo obsesiva?

11 comentarios:

Peque dijo...

Hola....Aeronauta no creo que seas obsesiva con el tema, ya que la confesión es la manera de recibir toda la misericordia de Dios....y el ejemplo es tan claro....en todas partes podemos encontrarlo....
Imaginate la cantidad de gente que se debe haber topado con un sacerdote en su día y quizás por verguenza no se atrevió a acercarse como este señor...
Un abrazo
Peque

porlafamiliaporlavida dijo...

Hola Aeronauta:

Te ha quedado muy bien el blog, aunque no me parecía que el otro estuviera tan mal, ahora si tu necesitabas un cambio, pues normal, y bienvenido sea.

Nos vemos.

Ana.

Aeronauta dijo...

Gracias , Ana. Me interesa tu opinión.

La plantilla anterior era buena porque tenía los globos con que pretendo ilustrar mi intención en este sitio, pero era muy angosta y llena de detallitos que la hacían agobiante. Me gustan un poco más minimalistas y de limpieza estética.

Bss

Jenny dijo...

Hola Aeronauta:

Solo quiero felicitarte y decirte que admiro tu valentia la cual me encantaria imitar, es dificil en estos tiempos como dices tu tomar la cruz de Cristo y caminar, encontra tu blog por una DIOSIDENCIA GLORIA A DIOS, se convertira en una buena fuente de Inspiracion del Espíritu.

Dios te bendice

blumun dijo...

Por fin te encontré ;)
Me gusta el diseño del blog, y el post.
Nunca se sabe en que lugar encontraremos ayuda en Dios, Él siempre está ahí.
Un abrazo.

Terly dijo...

Ya lo decía Santa Teresa de Jesús "Dios también está entre los pucheros" ¿Por qué no en el metro?
Un abrazo.

dimas dijo...

Comenzar y recomenzar, mediante comienzos y comienzos que no tienen fin.Bendito tribunal donde uno sale siempre absuelto, juez justo ,amoros e imparcial. Sabias que en España entre otras existe una asociación de jueces que se denomina "Jueces para la democrácia" casualmente , algunos de sus miembros, handado el tercer grado penitenciario a asesinos de ETA. Menos mal que ninguno de ellos será quien decida sobre mi ingreso en la eterna bienaventuranza Ja,Ja

yeste lima dijo...

Hola Aeronauta, muchas gracias por visitar mi blog. Espero seguir leyéndonos. No he llegado a conocer el que tenías anteriormente, pero este parece muy interesante.

Saludos.

Javier dijo...

Hola Aeronauta, gracias por tu visita y comentario. Que sepas que tengo incluido tu blog en los enlaces del mío desde hace bastante tiempo. Un abrazo y que Dios te bendiga

Administrador dijo...

Hola Aeronauta; te felicito por tu blog y por tu valentia. Te agradezco que me hayas invitado a conocerte y te animo a seguir así porque ayudarás a mucha gente

hna josefina dijo...

¡Eppa! No conocía estos cambios...
Queda más solemne.
¡Un abrazo!