30 abril, 2010

Espíritu Santo, ven, ¡VEN!

Pasado el Domingo de Resurrección, me sobo las manos pensando en que luego de su Ascención Jesús nos mandará al Espíritu Santo, consolador sin igual, ¡y vaya que lo necesitamos!  Siempre debe estarnos auxiliando, pero por los últimos acontecimientos que afectan de modo tan sensible a la Iglesia, me dan ganas de acortar el tiempo de espera para Pentecostés, ¡que renueve la faz de la tierra!

Para prepararme, estoy repasando cómo obra en las almas estudiando y releyendo el magnífico libro de Alexis Riaud llamado "La acción del Espíritu Santo en las almas" de la editorial Palabra. Es un libro nada intimidante, que va al grano pero que te deja muchos deseos de tratar al Paráclito y para ir siendo más dóciles a su acción, a comprenderla para llenarnos de gratitud y humildad. También tengo el gordo tratado de "Los dones del Espíritu Santo",  de Marie-Michel Philipon, también de Palabra, pero ese ya es para profundizar, porque es tan hermoso el tema que todo lo que podamos comprender es un bálsamo, un gozo del alma.

Hoy estuve meditando sobre el don de CONSEJO, porque necesitamos su ayuda para ayudar a otros. Hasta para corregir a un hijo en algo pequeño es diferente si confiamos en su asistencia divina.

Antes de conversar con alguien me encomiendo al Santo Espíritu pidiéndole que me inspire , que ponga las palabras en mi boca, y que mi interlocutor también sea "todo oídos" para oír su dulce soplo -cada uno de nosotros somos instrumentos nada más- y con su auxilio podremos continuar la Obra de la Redención en la Iglesia, tal como Cristo tiene planeado para los bautizados.

3 comentarios:

Aeronauta dijo...

Tengo deseos, y ojalá pueda cumplir, de ir comentando brevemente sobre este tema acá. Es muy lindo y le tengo una especial devoción a Consolador. Me la enseñó mi madre cuando era muy chica. Desde entonces todos mis hermanos recitamos la Secuencia de Pentecostés completa de memoria.

JOSE LUIS CARVAJAL IBELLI dijo...

¡Muy hermoso, unidos en el Amor del Espíritu Santo!

Roberto Lone dijo...

Buenos días aeronauta!

Excelente mensaje consolador cuando hablas del Espíritu Santo.

Tomo nota del libro y lo buscaré!

gracias por tu amistad y hermandad. T invito a que hoy celebres mi cumple en Voces.

Abrazo fraterno y bendiciones!