14 noviembre, 2006

Saber escuchar



NO RECUERDO DE DONDE TOME PRESTADO ESTO, PERO ES TAN BUENO Y HACE TANTO BIEN QUE LO RECOGI Y GUARDE EN BORRADOR. GRACIAS A SU AUTOR POR "PRESTARMELO" PARA DARLO A CONOCER.


Para la amistad que lleva consigo el apostolado, para la vida en fmilia y en sociedad es basico. Me encanta.


Cómo aprender a escuchar a los otros? Primero es quererlo, pero dando por supuesto este deseo, se pueden dar algunos consejos sencillos:

1. Creer que el otro puede decirme algo que me interesa, y me interesa mucho. “Mi existencia sin ti está vacía; quédate conmigo, háblame sin palabras, háblame siendo sencillamente, tú”

2. Buscar al otro, darle tiempo y tiempo de calidad. Darle espacio en la agenda de mi corazón, y después transmitirle con serenidad este mensaje: “Tengo todo el tiempo del mundo para ti; no hay prisas, yo quiero estar contigo”. Quizás no hace falta que se lo diga: mi postura, el gesto de mi rostro; todo le da a entender que estoy feliz de tener tiempo para él.

3. Mirar al otro con gratitud sincera. Es una mirada que lo acoge como es, sin exigirle inicialmente nada, para que pueda entrar a formar parte de mi vida en este momento. Mirada que comprende, no juzga, y da a entender que “me digas lo que me digas, para mí es importante, porqué lo es para ti”.

4. Preguntar con interés sincero, llegando a sentir, por la respuesta, mucho más que una inicial curiosidad, sino verdadera preocupación. Preguntarle con afecto e inteligencia, viviendo interiormente su drama, su alegría, su ilusión o su pesar.

5. Dar confianza y ayudar a que el otro exprese sus sentimientos, sin vergüenza, con la certeza de no ser juzgado: expresar el miedo, la inseguridad, la secreta ilusión… ¡Cuántas veces esos sentimientos alimentan el alma como un globo de gas que llega a explotar en forma de agresión casi inconsciente!

6. Valorar al otro en su totalidad: su persona, sus respuestas, sus ideas fantásticas, su forma de ver la vida distinta a la mía, sus decisiones, sus gustos originales… Nunca llegará a ser mi enemigo, quien tanto valoro y admiro. La admiración nace de la mirada limpia que descubre lo bueno, lo bello, lo humano del otro y es capaz de… asombrarse.

7. Agradecer, agradecer; agradecer la oportunidad de escuchar, de enriquecerme con lo que se me dice. Y hacerlo de corazón. El agradecimiento se conquista desde la humildad. Sólo quien se conoce, es capaz de admirar al otro, y valorarlo en su justa medida.

¿Por qué no empezamos a escuchar, hoy y ahora, a quienes comparten ya mi camino en la vida? Quizás mi marido, hombre de pocas palabras, o mi mujer que no deja de hablar, o a mi hijo adolescente que parece que odia al mundo entero… Un poco de escucha hoy, puede invitar al otro a hacer también él, una opción por la escucha.

Cuando se escucha al otro se da el primer paso para amarle; y cuando se ama a alguien ¡Que a gusto se le escucha!

12 comentarios:

Aeronauta dijo...

En el titulo esta de donde lo tome:) Google ve debajo del pavimento, que susto!

yhallo dijo...

hola, me recuerdas una clase de emprendimiento, que la vida son converzaciones, luego lo importante de escuchar, en especial yo a mis clientes la familia y quienes nos rodean.
saludos

estarjo dijo...

vaya... con practicarlo un poco todos los días ganaríamos todos un montón¡¡¡gracias

Aeronauta dijo...

Estarjo: Gracias por venir. Estaras ocupada por tu nueva vida. Tambien en el matrimonio sirven estar disponibles para "asuntos de oreja". Felicidades.

DasGretchen dijo...

qué buena entrada... qué difícil es. Es mi lucha diaria. Cuando se tienen niños se es más consciente de la falta de sosiego y de la necesidad de escuchar al otro para contribuir a su felicidad y de la falta también de generosidad descrita en las recomendaciones. Creo que voy a retomar esa idea de proponerse una cosa por día. El hombre es animal de costumbres ... Empezaré ahora acostándome pronto para estar descansada. Al que madruga... Un saludo!

Aeronauta dijo...

Bienvenida, Dasgretchen, te estoy visitando en este momento a la vez que te respondo. Ya mirare tu blog con detalle, por ahora solo he leido la ultima entrada, la del ninno que se columpiaba. Hermoso ejemplo, y son pobres, pero sin miedo a la vida y con tanto sentido de cooperacion que habla de muchas virtudes, creo. Realmente un soplo de aire fresco, como lo titulas.

DasGretchen dijo...

Gracias. Por mucho que adoremos becerros de oro, lo importante nunca será lo que se tiene, sino lo que se es (o se quiere ser) ¿verdad? Un abrazo

Luis Fuertes dijo...

Cuanta razón tienes amiga mía. Que bien nos vendría una tanda de clases particulares para aprender a escuchar.
Saludos.

La hormiguita dijo...

Muy bellas y ciertas palabras.
Besos!

Hispanicus dijo...

Un descubrimiento muy interesante tu blog, he dado con el por casualidad y tengo que decir que me gusta mucho. Veo que una vieja conocida mia tambien se pasaba por aqui, Dasgretchen.

Un saludo

alida dijo...

Y es muy cierto, hay que saber escuchar es tan pero tan importante para ser amable

Saludos

Marta Salazar dijo...

Hola hola! Te enlacé en HdA hoy. Muy bueno y muy útil. Un abrazo!